PARANOIA A PEDAL

sábado, 13 de junio de 2009

Del asado y sus peripecias


Bajé corriendo al supermercado chino de al lado, como todas las mañanas (mediodías, bah), en pleno frenesí por comprar algo para devorar como desayuno. Llené una bolsita con pan (sí, ese que seguro lo manosea toda la cuadra pero ´ta barato) y me encontré con que tenía que pedirle al carnicero que me la pese porque el honorable trasero amarillo de la china hoy no se dignaba a desprenderse de su asiento para caminar hasta el sector "almacén".
Obviamente delante mío había alguien, y no pesando su pancito como yo sino analizando detenidamente la anatomía de aquel animal forrado de cuero mejor conocido como "vaca". Sí, delante mío estaba la versión de Guillermo Francella pero veinte años mas joven, y no me refiero a que tenía bigotes ni nada de eso sino que tenía la típica cara de "yo ser argentino, yo comer asadito". Y como precisamente, el asado era evidente que se trataba de su perdición póstuma, se tomaba varios de mis valiosos segundos para pensar en qué partes del pobre cadáver bovino llevar a su mesa de clase media.
¡No, no soy vegetariana! ni siquiera me dan un poco de lástima los animales "comestibles", sino que detesto los rituales, sobre todo cuando una familia o un grupete de amigotes goma los llevan a cabo, sobre todo cuando cada uno de los integrantes tiene un rol bien marcado y sobre todo cuando dicho ritual se basa en algo ficticio -es decir- el asado es carne con gusto a carne y condimentado apenas con un poco de sal gruesa...¿dónde tiene el sabor? ¡Despertad, argentina! ese cacho de carne al cual adoran como si fuese el manto sagrado de Jebús, tiene poco y nada de gusto. Y no sólo eso, sino que es incómodo para cortar y masticar...tiene pedacitos de cosas chiclosas por todos lados (ya sé que el vacío tiene menos, y si es de buena calidad menos todavía...pero tiene, y mucho) y huesos que nadie come salvo el perro de la casa si es que lo hay, pero que tienen valor monetario a la hora de garpar.
Lo que más me repugna de dicho ritual carnívoro es que ya esté implícito que hay que comer mas de lo que el estómago soporta. Calculo que el 95% de las personas ya deben sentirse muy llenas con el chori de entrada (y más si se trata de choripán) y el primer trocito de asado. Pero no, como si se tratara de una tarea de vida o muerte someten su voluntad a deglutir dos chorizos o más y todos los cortes de asado posteriores que el señor con cara de contento ofrezca, todo esto acompañado con abundantes cantidades de vino tinto y ensalada. Otra cosa que me irrita al respecto:¿por qué son las mujeres -y no cualquier mujer, sino que siempre tiene que ser una esposa o novia de alguien, nunca una muchacha soltera que cae a la mesa- las que se encargan de la ensalada?¿acaso tener un macho fijo implica poseer un doctorado en verduras?¿Por qué son los hombres los que encienden el carbón y vigilan el pedazo de cadáver como si fuese a tomar vida de repente y escaparse de la parrilla? ¿y encima con cara de felicidad?.
En fin, volviendo al señor que tardó una eternidad en elegir los componentes de su ritual, desembolsa los cien pesos que le costó su adquisición ¡cien pesos! ¡Yo con esa plata hago un montón de milanesas a la napolitana con puré, invito a un par de amigas y le tiro unos mangos a un chongo para que nos cocine mientras le miramos el trasero! (mm...qué buena idea...). Con el pago de la compra, mi paciencia respiró aliviada pues al fin iba a poder pesar mi bendito pan...pero no, Pepe Argento parece que se acordó de algo y atina un "uh, pará, me das tambien...?". Debe haber visto escritas en mi frente las palabras "¿por qué no llamás un flete y te llevás la res entera a tu casa, pelotudo?" porque se arrepintió y lanzó un "no, mejor no que me van a querer matar". Qué lástima, me quedé con las ganas de proferir el insulto...
Acto seguido lo veo comprando vegetales en la verdulería de al lado. Para la ensalada, obvio.
Que va a preparar primorosamente su argentinísima novia, seguro.

11 comentarios:

Ella también dijo...

Dos cosas:

1) ¡No a la llorona!, cuando sos arpía te sale mejor.
2) Argentino, coma más soja.

he dicho.

Ella también dijo...

Ah, y te cuento que tu encuentro con el ex príncipe azul desteñido en la placita de Adrogué me causo risas a lot.

Pablo dijo...

Para desayunar hay que entrarle a los bizcochitos de lino de Granix. Nada mejor, rinden demasiado.

Etereo Desliz dijo...

nooo! todo lo que tenga lino o sésamo me gusta tanto que no me dura ni un día

Anónimo dijo...

Te hace mal la felicidad masculina... Los hombres somos mas simples, nos ponemos contentos con tonterías, con rituales milenarios, con AMIGOS (con los cuales no nos peleamos, ni hablamos mal de ellos a espaldas...).

Get a life, contadora de calorías... Mas que nada me dió risa eso de "el choricito de entrada". El 95% de los caretas está conforme con eso y descarta la carne... ajajaja.

Etereo Desliz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Como verás, no sabés que contestar... Y si, te conozco... No solo me "tranSaste", sino que además hicimos otras cosas (la pasamos muy bien, eh).

Las mujeres no son malvadas y chusmas. Tengo gran estima de las mujeres, pero es una realidad que les cuesta mucho tener amistades reales, mas que nada porque compiten entre si. Ojalá eso cambie algún día, sin duda es algo cultural.

Por lo pronto, dejá a la gente que quiere pasarla bien en paz, no seas envidiosa... :D

Etereo Desliz dijo...

ahhh pero cuál de todos los guanacos sos?
Uno al cual no le hablé nunca de mis amistades reales por lo visto...y que está resentidito, eso es obvio...quizás te dejé de dar bola o algo así...y si te dejé de dar pelota es que muy bien que digamos yo no la pasé con vos
Jaja, dale goma, quien sos?

Ella también dijo...

Claro...

Argentino, no coma más soja!!!

COMA MÁS GUANACOS!

Aaaaaajajajajaja... qué increible el nivel de poca vida que alcanzan algunas personas... como que tienen a venir a querer vivir las de otros, viste Meh?

Etereo Desliz dijo...

Nahhhh, todo se reduce a que la tiene chiquita
Méh

Agustina dijo...

Aparentemente si, una tendrá que tener un doctorado en ensalada. Mientras que los hombres se les activa los fines de semana la habilidad de cocinar asado y se les desprende cualquier tipo de habilidad culinaria el resto de los días del año. Creo que hasta los que no saben cocinar un huevo frito se entusiasman con el asado. ¿Sabes que siempre me hacen reír tus sinónimos?

Related Posts with Thumbnails